Publicado por: paralaia | 16 Abril 2017

“Viva Peter Pan”, de Xesús Pisón

3565_proDisfrutamos na nosa última sesión da lectura e comentario dunha obra de teatro de Xesús Pisón: Viva Peter Pan.

A obra tráenos o espíritu de deliciosa inxenuidade dos contos de fadas, das historias infantís, do mundo do marabilloso que nos retratan Peter Pan, o mago Merlín ou Sherezade. A través das voces e das experiencias de dous nenos achegámonos a eses mitos durmidos que ansían ser espertados a través da imaxinación dos lectores.

No noso coloquio, púxose de manifesto ata que punto o mundo hiper tecnolóxico no que vivimos nos está cercenando a nosa capacidade de fantasía, os nosos soños e quizáis, mesmo as nosas ilusións. Se non podemos soñar, se non podemos trasladarnos coa imaxinación a outros mundos marabillosos, ¿seremos quen de cambiar o noso mundo, de construír un mundo mellor? Non é extraño que os nenos ao final da obra non queiran recuperar a súa condición de adultos-científicos, que investigaban -precisamente- os perigos das fantasías literarias.

Por outra banda, o mundo do mito convertido en conto foi tamén sempre unha vía de tránsito sicolóxico-antropolóxica para asimilar e superar simbólicamente as probas de transición entre infancia e idade adulta. A súa progresiva desaparición lévanos a preguntarnos se non estamos a desembocar nunha sociedade hipertecnolóxica infantilizada absorbida nos seus propios caprichos consumistas. ¿Somos como nenos pequenos, pequenos deuses, permanentemente insatisfeitos? ¿Ten algo que ver con esta condición a perda deses relatos tradicionais, a carencia de eses referentes marabillosos, o esquecemento desas probas simbólicas de transición cara o mundo dos adultos?

Xa vedes que o debate deu moito de si…;)

Publicado por: paralaia | 5 Febreiro 2017

Picnic, de Fernando Arrabal

pic-nic-el-triciclo-el-laberintoA pasada semana adicamos a nosa sesión do club de lectura a ler e falar sobre unha obra clave do teatro español -e europeo- da posguerra: Picnic, de Fernando Arrabal. Trátase, como é ben coñecido, dunha obra que constitúe, dende a poética do teatro do absurdo que practica Arrabal, un alegato contra as guerras.

A obra é moi divertida, e pasamos un bo rato coa súa lectura e posterior debate, a pesares de abordar un tema tan serio. Non puidemos evitar a lembranza dos chistes do famoso Gila, vestido de soldado e co seu característico teléfono na man. Nada tan apropiado como o teatro do absurdo para poñer de manifesto o absurdo da guerra. O humor amosa, unha vez máis, a súa forza crítica e liberadora.

Pero esa perspectiva cómica levounos a reflexionar en voz alta sobre o humor e o seu papel como liberador ou reforzador de prexuízos e dogmas. Así, o debate derivou cara o uso dos clichés machistas (e racistas, sexistas, homófobos…) nos chistes que ata non hai moito -e non sabemos se todavía agora- eran de uso común. Nese sentido entendimos que o humor so ten sentido cando vai contra os dogmas, contra os prexuízos, contra os corsés morais que tratan de impoñernos en nome dunha ideoloxía, dunha relixión, dunha moral…

En fin, xa vedes que a cousa deu moito de si!;) Deixámosvos cunha versión da obra que atopamos na rede:

Publicado por: paralaia | 4 Decembro 2016

“Tu vida en 65′”, de Albert Espinosa

tu_vida_65_280112_1327773859_98_O pasado día 28 de novembro tivemos -con moito atraso, certamente- a primeira xuntanza do noso club de lectura de teatro (hai outro, moi activo, de manga). O xénero elixido foi precisamente un dos motivos da tardanza en reunirnos. O alumnado implicado -de segundo de bachalerato-, sempre moi sobrecargado de traballo, non atopaba tempo para ler na casa as diversas lecturas propostas -novela, relatos breves…-, de maneira que concordamos en que a mellor opción era este ano decantarnos polo teatro, que poderíamos ler nas nosas xuntanzas, evitando así ter que adicarlle tempo a maiores.

A lectura elixida foi unha popular obra de teatro: “Tu vida en 65’”, de Albert Espinosa. A lectura desta obra, que deu

lugar a unha coñecida película con guión do mesmo autor, proporcionou momentos de moitas risas e complicidade ante unha historia protagonizada por xente nova que reflicte algunhas situacións de humor negro en relación coa morte e o amor como espazos vitais moi próximos -mesmo demasiado-. Pero, se cabe, foi máis enriquecedor o debate, onde xurdiron cuestións sobre a nosa concepción do amor e, ao fío da mesma, o tratamento deste tema no cine, na literatura e na vida cotiá desde unha perspectiva “romántica” que supuña, implicitamente, a subordinación das mulleres fronte aos homes.

Albert Espinosa

Albert Espinosa

Tirando do mesmo fío, chegamos a cuestionar algunhas preconcepcións que nos arrodean por todas partes e que condicionan o noso discurso e a nosa ideoloxía. E, polo mesmo, prantéxamonos se non sería bo, se non sería mesmo imprescindible, abordar nas aulas este discurso institucionalizado, en particular no que atinxe ás relacións entre os xéneros. Así, comportamentos e palabras aparentemente inocentes acaban desembocando e actitudes machistas intolerables…

Bueno, seguramente nos metemos en corredoiras que non tiñan nada que ver -ou tal vez si?- coa obra de Albert Espinosa…

Pero o importante é que pasamos un bo rato de lectura e de conversa, e iso, por si mesmo, é todo un agasallo…;)

Publicado por: paralaia | 7 Xuño 2016

Crónicas del club manga II

1

Dicen que el mayor temor de un escritor es la página en blanco. No lo sé. Yo soy antropólogo y a un antropólogo le basta con observar lo que le rodea, fijarse en algunos detalles y explicar su significado social y cultural. El problema viene cuando esos significados no se nos desvelan. O cuando el hecho social es de una complejidad tal que apenas si somos capaces de atisbar la red de significados que se esconden tras él.

El primer recuerdo que tengo es de ellos ensayando el baile en el patio del instituto. Era un viernes por la tarde, a eso de las cinco o cinco y media. Ana y yo nos habíamos acercado andando por si necesitaban algo. La perra vino con nosotros. Como dije, estaban en el patio del instituto. Formaban una V. Laura estaba en el vértice mirando hacia los demás, como un profesor o un director de orquesta. De un Ipad salía una musiquita pop, pero en chino. Laura ordenaba y los demás daban saltitos al ritmo de la música. Nos vieron llegar y pararon.

-¡Oh, qué perro más bonito! ¡Oh, qué perro más bonito! -gritaron; y se abalanzaron sobre la perra sin darme tiempo a avisarles de que a lo mejor mordía.

La perra me miraba como si no supiese qué hacer, y yo pensé que eso es lo que pasa cuando uno es guapo, que los demás tienen una necesidad irrefrenable de sobarle y darle besos.

Luego nos ayudaron a Carlos el conserje y a mí a llevar algunas cosas al pabellón y volvieron a los ensayos. Ana y yo los estuvimos observando un rato. Eran unos quince chicos, de todas las edades, desde los diecinueve a los doce.

– En circunstancias normales ni siquiera hubiesen cruzado la mirada por el pasillo. Es fascinante la función de cohesión social de actos como este.

A mi mujer mis reflexiones antropológicas de tres pesetas la traen al pairo.

– Aquí ya no pintamos nada. -dijo.

Nos fuimos. Mientras lo hacíamos, por el rabillo del ojo, vi saltar y darlo todo por el ensayo a André, un chico muy majo de trece años al que sus nuevos amigos del Club Manga han rebautizado como Harry por su parecido con Harry Potter. Casi se me escapó una lagrimita de la emoción.

Pasó el fin de semana y llegó el lunes, el día escogido para la Segunda Xuntanza Manga Intercentros, en la que nos tocaba ser anfitriones. A las ocho y media estamos todos en la sala de alumnos.

– Falta Laura. -oigo decir.

Miro por ahí y compruebo que, efectivamente, falta Laura. Esto no supondría ningún problema, si no fuese porque Laura es la líder indiscutible de este grupo y la que ha organizado todo el evento. Me pongo un poco nervioso. Me acerco a Antía.

-¿Dónde está tu prima?

– No sé -dice ella.

– ¿Cómo que no sabes? Laura tiene la música, es la que sabe cómo tenemos que colocar los paneles y la que ha organizado el programa. ¿Cómo que no sabes?

– Pues eso, que no sé.

Trato de tranquilizarme.

– Bueno. Pues ya estás llamándola.

Dejo a los chicos cosplayeándose y voy al pabellón. Aún quedan dos horas para que lleguen los primeros invitados. En el pabellón está montando el equipo de sonido Urdampilleta, ese compañero que sabe de todo y vale para todo, una especie de señor Lobo de Pulp Fiction.

– Curro ¿dónde quieres que coloque el equipo? -pregunta.

– Pues no lo sé porque no está Laura. Podemos ir poniéndolo por aquí y luego ya veremos.

Urdampilleta se pone a lo suyo y yo enredo por ahí, tratando de avanzar un poco mientras no viene Laura. Pasa el tiempo. El pabellón es un espacio húmedo por el que no suele pasarse la mopa, un caldo de cultivo óptimo para los ácaros. Toso y poco a poco empieza ese crujidito en los pulmones que adelanta un ataque de asma. Le doy fuerte al ventolín, pero lo único que consigo es ponerme nervioso. Vuelvo a la sala de alumnos. Laura sigue sin aparecer.

– ¿Dónde coño está Laura? -le pregunto a Antía.

– Maquillándose.

– ¿En el baño?

– No, en casa.

– ¿Estás de broma?

– No.

– Sí.

– Que no.

– Los de los otros institutos llegan en una hora.

Antía se encoge de hombros. Me voy al pabellón. Montaré todo como Dios me dé a entender y, si a Laura no le gusta cuando llegue, que se aguante. Iria, Marta, Samuel y Mario me ayudan. Cinco minutos antes de las diez está todo listo. Hemos colocado cuatro paneles frente a las gradas a modo de photocall. Los de los extremos son blancos, y los del medio tienen unas fotos de una avenida de una gran ciudad. Creo que es Nueva York. Los hemos reciclado de la fiesta de Carnaval, pero no se nota, porque son fotos de edificios con muchas luces de neón, y eso bien puede pasar por Tokio. Urdampilleta ha puesto el equipo de sonido a la derecha con un proyector que lanza su imagen a uno de los paneles laterales. Felicito a los chicos y voy por tercera vez a la sala de alumnos. Por fin ha llegado Laura. Viene cosplayeada de maid -sirvienta japonesa- y se la ve nerviosa.

– Llegas tarde. -le digo.

Ella contesta algo con su vocecilla aguda. Me gustaría enfadarme, pero lo cierto es que está tan bien cosplayeada y ha trabajado tanto para organizar esto que no puedo.

– No pasa nada -digo.

Sea como sea, no es el magnífico cosplay de Laura lo que más me impresiona porque, a fin de cuentas, ya estoy acostumbrado a verla haciendo japonesadas. Lo que más me flipa son los otros miembros del club. Miguel, Dani y Juan se han caracterizado tal cual los personajes de Naruto. Además del kimono negro y rojo, se han maquillado los ojos y se han puesto unas chanclas con unos calcetines que dejan los dedos al aire -hasta llevan las uñas de los pies pintadas-. Por su parte, Cristian se ha puesto un traje de cuero negro como los psicópatas de Tokyo Ghoul y una peluca blanca que da un poco de miedo. El gran André, el chico de carácter afable rebautizado como Harry y que se ha destapado como un entusiasta bailarín, se ha puesto una especie de mono negro, una capa y una varita, su propia versión de Harry Potter mezclado con dementor. El cosplay de Andrea es inefable. Es una suerte de superheroína japonesa de color rosa. Está de puta madre. La buena de Claudia, una chica tímida de primero de ESO, va de amarillo y negro. Y David, otro chaval de primero de ESO, ha venido con su traje de mago. Hay más, pero no puedo detenerme en todos. Solo me falla Sara, que hubiese dado un magnífico cosplay con esos profundos ojos oceánicos, pero ha venido vestida de calle.

Andrea cosplayeada

Andrea cosplayeada

No tengo mucho tiempo para maravillarme porque enseguida aparece Paulino, el bedel, para avisarme de que los del instituto de abajo ya han llegado. Los recibo con  una sonrisa y los acompaño a la sala de alumnos, donde los miembros del Club Manga de As Barxas se mezclan con los míos. Esto no tiene mucho mérito porque son del mismo pueblo y, a fin de cuentas, todos se conocen. Eugenia, la profesora de As Barxas, me pregunta por los de los institutos de Vigo.

– Estarán al caer -digo.

Efectivamente, estaban al caer. Apenas si acabo de decir estas palabras cuando veo el bus aparcado en la puerta del instituto. La puerta del bus se abre y baja José Luis, el profesor del IES Álvaro Cunqueiro. Nos damos un abrazo y él dice algo hiriente sobre el Deportivo. Yo le respondo que podrá hablar cuando haya algo dentro de esa pecera vacía que es la sala de trofeos del Celta. Como preámbulo a los actos comunicativos suele darse un  intercambio de enunciados vacíos de significado que solo sirven para establecer el contacto. Se dice “Hola, ¿cómo estás?” y se responde “Bien, ¿y tú?” no porque nos interese el estado de la otra persona, sino solo para constatar que hemos contactado. Pero este intercambio estereotipado es demasiado impersonal para dos personas que, al fin y al cabo, son amigas, así que hemos diseñado nuestro pequeño ritual adecuándolo a nuestras circunstancias. El dice que los de Coruña somos sucios, yo me cago en Balaídos. Luego le pregunto si han venido muchos de sus alumnos cosplayeados y él dice que algunos. Ana, la profesora del IES Alexandre Bóveda, baja del bus. Nos saludamos y vamos todos, profesores y alumnos, al salón de actos, donde Moncho, nuestro director les da la bienvenida y bla, bla, bla.

Moncho nos saluda y bla, bla, bla.

Moncho nos saluda y bla, bla, bla.

Luego nos vamos al pabellón. Allí las cosas tardan un poco en empezar porque el ordenador se ha puesto burro e insiste en no querer funcionar. Los de los otros institutos se sientan en las gradas. Los del IES A Paralaia se esconden detrás del panel frente a ellos. Al fin suenan las primeras notas de la cancioncilla china. Ismael sale rompiendo un papel como en los programas de variedades de la tele. El resto de los miembros del Club Manga del Paralaia le siguen y empieza el flash mob. Los ensayos parece que dieron su fruto, porque el bailecito está bastante bien. La gente aplaude y pasamos al concurso de cosplay. Cojo el micrófono y voy presentando a los participantes uno a uno. Además de posar con su disfraz, unos cantan, otros hacen una pequeña representación y alguno que otro da un grito. Se reúne el jurado y decide que las ganadoras son Laura y Luna, ambas cosplayeadas de maid.

Flashmob

Flashmob

Ganadoras del concurso de cosplay.

Ganadoras del concurso de cosplay.

Pasamos al taller de coreano. Ponemos una pizarra móvil frente a las gradas y las chicas de nuestro club les dan una clase a los demás. A mitad de lección tiene lugar el momento estelar del acto, el que transforma nuestra pequeña y anónima xuntanza en un acontecimiento social que tiene proyección en la comunidad, como una crisálida que se convierte en mariposa. Paulino, el bedel, me avisa de que la prensa y las autoridades locales acaban de llegar. Voy corriendo al despacho del director para avisarle y salgo al encuentro de las celebridades recién llegadas. Les saludo, les doy las gracias por venir y los acompaño al pabellón. Laura, Andrea e Ismael siguen impartiendo el taller de coreano. Todos me preguntan qué está pasando y yo interrumpo el taller para presentarle toda esta gente importante a Laura, que, a fin de cuentas, es la que se lo ha currado. Los periodistas le hacen preguntas, me las hacen a mí y no sé muy bien cómo todos acabamos posando delante de los paneles como si fuese un photocall. Alguien me pasa el micrófono. No tengo nada que decir, así que me pongo a dar las gracias a todo el mundo, como si estuviese en los Oscar. Cuando termino, le paso el micrófono a la alcaldesa. Ella, que está bastante más versada que yo en esto de arengar a las masas, da un discurso mucho mejor, estructuradito y que se entiende. Termina, hay unos aplausos y volvemos a nuestras actividades manga. Periodistas y autoridades políticas se quedan un poco más, dando vueltas y haciendo preguntas. Al fin se van. Al despedirnos, les vuelvo a dar las gracias. Soy sincero, porque la verdad es que me lo han facilitado todo desde el principio, y esto no es una cuña de propaganda política, lo juro.

Posando con las autoridades

Posando con las autoridades

A eso de la una toca coger el autobús y subir a O Beque, el espacio que nos ha cedido el Ayuntamiento para seguir con nuestra Xuntanza. En la primera tanda iremos nosotros y los del Álvaro Cunqueiro, en la segunda los de As Barxas y el Alexandre Bóveda. Cuando cruzamos el patio, algunos alumnos nos gritan cosas desde las ventanas. Tratan de ser pullas ocurrentes, pero la verdad es que solo evidencian la falta de ingenio de los que las profieren. Nos subimos al autobús. Una niña, no recuerdo quién, le indica el camino al busero y yo pienso en Mary Douglas y Pureza y peligro. Las culturas son sistemas de clasificación. Todo aquello que no encaja es considerado peligroso y se lo margina. Las pullas de aquellos alumnos desde la ventana son la expresión de temor de mentes demasiado rígidas ante lo que no entienden.

Portada del Faro de Vigo. (también lo fuimos en la edición en papel)

Portada del Faro de Vigo.
(también lo fuimos en la edición en papel)

 

De lo que sucede en O Beque no hay mucho que contar -comemos y hacemos el concurso de Pokemon- salvo por dos detalles:

El primero relaciona la Xuntanza Manga con el entrenamiento de los jóvenes para las futuras relaciones de parentesco. En un momento determinado, cuando se pone a llover y nos tenemos que refugiar en el frontón cubierto, una parejita de novios aprovecha la oportunidad para desaparecer. Nadie los hecha de menos hasta más o menos tres cuartos de hora después.

-Tampoco estarán haciendo nada que no hayamos hecho nosotros de jóvenes. -digo.

-Ya, pero no puede ser. -me responde la profe del Alexandre Bóveda.

Tiene razón, y aunque este romance adolescente les sirva para rodarse antes del futuro matrimonio, los profes aún estamos a su cuidado y somos responsables de la salud moral de occidente. Van a buscarlos y los traen de una oreja.

El segundo refleja un proceso de psicología colectiva que no puedo explicar desde la antropología. En general todo había salido bastante bien. El flash mob, el concurso de cosplay, el taller, comer y todo eso. Salvo una pequeña excepción que me tenía bastante mosqueado, y es que los chavales de los distintos institutos no acababan de interrelacionar. A pesar de que había arengado fuerte a los míos durante la semana, lo cierto es que mayoritariamente los de Moaña estaban con los de Moaña y los de Vigo con los de Vigo. Hasta las cinco de la tarde, exactamente media hora antes de la hora fijada para marcharnos a casa. Entonces, como si de repente la masa hubiese tomado conciencia en bloque de que el tiempo se esfumaba y con él la oportunidad, todos se mezclaron, empezaron los flirteos y, sobre todo, las protestas ante la partida inminente.

-Jo, profe, ¿no podemos quedarnos un poco más? -decían.

-Habéis tenido todo el día para relacionaros. -respondía José Luis inflexible.

Y yo, cansado pero muy satisfecho, me acordaba de mi adolescencia, cuando me pasé toda la noche con una chica y solo me atreví a darle un beso justo en el momento en que cogía el taxi para irse a casa. Ella me correspondió, nos besamos durante unos cinco o diez segundos y luego el taxista tocó el claxon para avisar de que el taxímetro corría. Ella se despidió de mí con una mano que se deslizó desde mi hombro hasta los dedos de la mano y entró en el taxi. Yo me quedé mirando cómo el coche se alejaba por la carretera como una escena de una peliculilla romántica de Jennifer Aniston. Me sentía feliz y hasta hoy no había pensado en lo gilipollas que fui, porque, si le hubiese atacado al hocico al comienzo, me hubiese pasado toda la noche morreando. Pero las cosas fueron como fueron y ahora estoy hablando de los manga y no de mis miserias adolescentes. El caso es que se intercambiaron teléfonos, imagino que algún beso furtivo, nos dijimos adiós y cada uno se fue a su casa.

*
La semana pasada, hablando con una amiga de Voces desde Chernobil de Svetlana Alexievich, me dijo que le había impresionado muchísimo el primer testimonio, el de la mujer del bombero.

-¿Para qué hablar de sentimientos cuando te sucede algo así? No hay palabras. Cuentas lo que te pasó y ya está. Es suficiente.

Pues lo mismo me sucede con nuestra pequeña convención Manga, pero no como escritor, sino como antropólogo. ¿Puedo decir, como dije, que fue un mecanismo de cohesión social, un medio para que individuos con intereses similares entablen y estrechen sus lazos? ¿Puedo decir que es un lubricante para las relaciones sociales? ¿Puedo decir que es un entrenamiento para las futuras relaciones de parentesco? ¿Puedo decir que aquellos alumnos que sonreían al verlos eran un claro ejemplo de la reacción de rechazo esperable ante un fenómeno que no encaja en el sistema de representaciones colectivas establecido? ¿Puedo explicar, como hice la primera vez, que son un fenómeno contracultural (aquí)? Sí, sí, sí y a todo sí. Pero esto no es más que rascar en la superficie, porque nuestra convención Manga fue un fenómeno mucho más complejo. Y además la antropología se olvida del factor humano. Así que que este post quede como la crónica de algo que fue.

 

Publicado por: paralaia | 30 Maio 2016

“A perla” de John Steinbeck

perlaHoxe, tras innumerables aprazamentos por circunstancias varias alleas á nosa vontade, por fin tivemos sesión do noso club, desta vez para comentar a que será a nosa última lectura do curso 2015-16: a novela breve “A perla”, de John Steinbeck.

A verdade é que a obra non espertou moito entusiasmo: predominaba a sensación de estar ante un conto moi lineal ampliado en exceso… pero no curso do coloquio foron xurdindo algunhas valoracións que contribuíron a afondar na nosa lectura.

Por exemplo, agromaron relacións con obras tan populares como “O señor dos aneis”, nada menos! A reflexión sobre o poder -a través do anel ou da perla- e a riqueza como corruptores do ser humano parecían semellantes, e explicaban o final de ambas obras, coa destrución do obxecto máxico que ‘enganchaba’ aos protagonistas como unha droga que os arrastraba cara o ‘mal’ absoluto. É evidente a ton mítico do relato de Steinbeck, que tiña no lado negativo, como recoñeceron todos os participantes no debate, a simplificación de caracteres e certo maniqueísmo argumental. Pero, por outro lado, ese ton mítico, propio dos contos populares, expresaba -como todo mito- temas universais de gran calado moral que tiñan que ver coa desigualdade, a propiedade e o individualismo fronte á vida comunitaria, a riqueza e a súa capacidade corruptora e, polo tanto, ‘demoníaca’…

Por outro lado, non deixamos de notar certas semellanzas entre a comunidade de pescadores descrita por Steinbeck e a realidade máis próxima de vilas como a nosa, Moaña, durante moito tempo dependente da pesca como industria primaria. E, tamén como os protagonistas da obra, nós tamén sabemos o que significaba que un pescador analfabeto soñara con que o seu fillo fose á escola (adquirindo así o poder de ‘ler’ e entender as palabras dos libros).

As figuras do médico e do cura son representacións simplistas -como é propio dos contos-, pero moi acaídas, dos poderes do conquistador español: o saber letrado e o adoutrinamento relixioso. Son os poderes seculares con que se despoxou aos pobos indíxenas da súa cultura milenaria, dos seus recursos naturais e, en moitas ocasións, do seu modo de vida. E por desgraza, o despoxo aínda non rematou: é algo parecido ao que fan hoxe as nosas multinacionais…

En fin… a pesares de que era unha historia sinxela sacámoslle bastante xugo, non si?;)

Publicado por: paralaia | 2 Marzo 2016

La vuelta al mundo de un forro polar rojo

Portada ForroPolar:Portada gato verdeO pasado luns, 22 de febreiro, pasamos un bo rato de conversa os membros do noso club de lectura, falando sobre a obra “La vuelta al mundo de un forro polar rojo”, de Wolfang Korn. O relato, que nos fala cunha perspectiva crítica pero moi documentada do consumismo, do comercio internacional e da globalización económica, utiliza como escusa a viaxe dun forro polar dende que se elabora ata que, despois de pasar pola vida do autor, remata nas mans dun inmigrante que o precisa para chegar ás costas españolas.

Así que, ao final, máis que falar do libro en si, rematamos falando de nós mesmos, da nosa vida, da nosa cotidianeidade e dos hábitos de consumo que nos identifican. Aproveitamos para afondar máis nas nosas reflexións a recente emisión dun programa de televisión que falaba da industria internacional do téxtil, introducindo nexos paradoxais entre o pulo que tivo no pasado en Galicia e o que ten agora nalgúns países do Sul… a costa da perda de emprego aquí de moitas mulleres. Notabamos como, ao mesmo tempo que a industria se deslocalizaba nos países empobrecidos, enriquecía aos grandes empresarios do sector, occidentais e moitos deles tamén galegos.

Varios dos que participamos no debate recoñecíamos as dificultades de loitar contra a maquinaria do consumismo, en particular se es novo e non atopas alternativas que parezan viables. A resposta, da man do consumo responsable, baséase sobre todo en reducir o noso consumo, pero tamén en reutilizar e en reciclar (recorrendo ao troco, ás tendas de segunda man…), así como en acudir a espazos de comercio xusto que garanten as condicións laborais nas que se produciu ese ben de consumo.

¡En definitiva, moito que falar e moito que reflexionar! Pero paga a pena cando a causa o merece, non si?;)

Publicado por: paralaia | 26 Febreiro 2016

A poeta Marta Dacosta visita o noso centro

A poeta pontevedresa Marta Dacosta visitou o noso centro para encontrarse cos alumnos do obradoiro de escritura creativa e do club de lectura. Estes tiveron ocasión de falar coa autora e plantexarlle moitas cuestións sobre a súa faceta como escritora e sobre a escritura mesma.

A continuación, na biblioteca falou para as clases do bacharelato de humanidades (1º e 2º). A ponencia, co título “Resucitando a Ofelia”, falou dalgúns dos seus poemas e as historias ou mitos que os inspiran dende un punto de vista da violencia de xénero e a discriminación da muller a través dalgunhas figuras mitolóxicas e literarias femininas relevantes na historia.

Podedes atopar algúns dos seus poemas aquí:

IMG_20160215_154340-1 IMG_20160215_154329

Publicado por: paralaia | 20 Xaneiro 2016

Manga, anime y contracultura

Selección_011

En “El urbanismo como modo de vida” Louis Wirth señala la heterogeneidad como una de las características definitorias de la moderna vida urbana. En las ciudades vive gente muy diversa. Esta diversidad permite que esas personas diferentes se busquen entre ellas en función de sus gustos e intereses y creen sus propias subculturas. En palabras de Wirth “(la ciudad) ha unido a gentes de los confines de la tierra por ser diferentes”. Así surgen la comunidad gay, las tribus urbanas o la asociación de los amigos del queso. Y también los Clubes manga.

Son las 8:30 a.m. Llueve y hace frío. Los miembros del Club manga están en el zaguán. Al profesor le llama la atención que entre ellos no esté ninguna de las chicas.

-¿Y las chicas? -pregunta.

-Están cosplayeando en el baño. -dice alguien.

-Ah, cosplayeando. -repite él como si supiera de qué están hablando.

Se acerca al baño de mujeres y llama discretamente a la puerta, no vaya a ser que estén haciendo alguna gamberrada. Le abren. Dentro están Sara, Andrea y Laura caracterizándose como personajes de cómic, porque cosplayear, como explicará Laura horas después, resulta que es un neologismo/extranjerismo espantoso formado por la fusión de dos palabras inglesas, costume -disfraz- y play -juego-, más un sufijo que españoliza la palabra y la convierte en verbo. El manga, con cuatro tebeos, ha conseguido lo que el ministro Werth no pudo a golpe de ley orgánica: ha hecho alumnos bilingües y, de paso, los ha españolizado. Pero esto es una reflexión de profe de lengua y aquí lo que importa es lo que hicieron los miembros del Club manga, así que volvamos a ellos.

Algunos de los del club esperando

Algunos de los del Club esperando

A las nueve y veinte cogen el microbús. El conductor es un señor muy simpático que tiene un hijo guardia civil en Valencia. Los deja en la farola grande de Vigo, al final de la calle Príncipe. Van andando hasta Norma Cómic. Por la calle la gente los mira, lo que es bastante normal porque más de la mitad van disfrazados de personajes manga y anime. En la tienda les espera la dueña, otra señora muy simpática con el pelo corto y gafas de pasta. Se saludan y los miembros del Club manga entran en tromba. Cogen los tebeos de las estanterías, ríen, gritan, dicen palabras en japonés y hacen comentarios que no se entienden. El profesor ha calculado una hora para comprar para la biblioteca del instituto, pero en menos de diez minutos el mostrador está cubierto por dos montañas

de tebeos.

-Ya te lo había dicho yo. -le dice la dueña de la tienda- Ellos saben perfectamente a lo que vienen.

Caminando por Príncipe

Caminando por Príncipe

Para los aficionados al manga Norma Cómic es una suerte de paraíso lleno de huríes. No solo hay millones de tebeos, sino que también hay pósters, disfraces, caretas, tazas con estampados, juegos de rol y todo tipo de juguetes.

-No son juguetes. -le explica Mario al profesor- Son figuras.

-¿No puedes jugar con ellas? -pregunta él.

-No.

-¿Y entonces para qué las quieres?

-Para tenerlas en las estanterías y mirarlas.

-Ah, si es para eso…

Mientras los demás fisgan por la tienda, Laura aprovecha para ultimar la caracterización de Andrea, porque se ve que no tuvo tiempo en la hora que pasaron en el baño. Le pinta el ojo como si lo hubiesen golpeado salvajemente y dibuja unas venitas negras saliendo del lagrimal. El profesor hace fotos, la dueña de la tienda también quiere hacerse una -como compensación les regalará unos abanicos- y finalmente se van.

Laura y Andrea

Laura y Andrea

En la puerta de Norma

En la puerta de Norma

El conductor simpático del hijo guardia civil les está esperando en la farola grande. Se suben al microbús y los lleva al IES Álvaro Cunqueiro. Allí, en el zaguán, se reúnen los Clubs manga de los tres institutos. Al principio los chicos se muestran un poco reticentes. Hay tres grupos separados que se miran, hacen comentarios entre ellos, pero no se mezclan. Aparece Jose Luis, el profesor encargado del Club manga del Álvaro Cunqueiro, que hoy es el anfitrión. Saluda al profesor del Paralaia y entran en el salón de actos. Los del Club manga del Alexandre Bóveda también andan por ahí.

El salón de actos del Álvaro Cunqueiro es un poco de otra época. Tiene un escenario muy alto, como si allí se diesen conciertos, sillas que se parecen a las del cine y unas cortinas de terciopelo morado llenas de polvo. José Luis se sube al escenario para dar una breve charla. Dice que esto de los Clubes manga requiere de la participación activa de los alumnos y bla… bla… bla… Hace cuatro chistes, se ríen y, en general,piensan que es un tipo simpático. Luego le toca hablar a Iago, un dibujante profesional de cómic que va a ayudarles a hacer una revista. Les explica un poco cómo va la cosa y les informa de que en Abril va a haber una convención por los alrededores y que, además de presentar oficialmente la revista allí, la sección manga de la convención es para ellos. Algunos le hacen preguntas y al final parece que todo queda claro.

José Luis e Iago

José Luis e Iago

Entonces es el momento de Laura. Se sube al escenario y todos aplauden. Incluso hay quien grita “guapa” y la pobre Laura se muere de vergüenza. Lleva una peluca violeta desvaído, lentillas azules, unas pestañas enormes y mucho polvo blanco en la cara. También se ha puesto una chaqueta de lana granate y un vestido que le dan un aire de colegiala. El resultado es sobresaliente, porque parece una muñequita manga. Sube al escenario. Con un enorme powerpoint proyectado a sus espaldas se la ve bastante pequeña, pero no importa porque, a medida que va hablando, se va creciendo. Ni siquiera el burro del profesor que no sabe pasar las páginas del powerpoint consigue estropear la charla sobre cosplay. La profesora del Alexandre Bóveda mira al profesor y le hace un gesto discreto con la mano como diciendo “caramba con la niña”. Por su parte, José Luis se le acerca y le hace un comentario al oído.

-Tu cosplayer es una crack.

El profesor asiente muy orgulloso. Los otros tendrán un instituto muy molón en Vigo, pero ellos tienen a la Messi del manga.

Laura termina y hay una ovación general. Luego le toca a los del Alexandre Bóveda. Hablan del Studio Ghibli, un estudio japonés de animación que ha producido películas como El viaje de Chihiro. Luego José Luis sortea una taza y un tebeo. Una chica de gafas gana la taza y el libro un chaval que se llama Andrés y que va cospleado del mismo personaje que Andrea, la del ojo machacado. Hay más aplausos y terminan los actos en el escenario.

Alexandre Bóveda en el escenario

Alexandre Bóveda en el escenario

Entre todos sacan unas mesas que ponen en medio del salón y sirven un bizcocho y un poco de sushi. La comida sirve como lubricante social. Todos se mezclan y empiezan a hablar entre ellos. El profesor da vueltas por ahí sacando fotos a los cosplayeados.

Lógicamente, los primeros son Andrea y Andrés. Ambos llevan traje negro, una peluca gris con un flequillo que les tapa un ojo morado y una máscara de gas que parece un hocico. Pero no son los únicos que llevan el mismo cosplay. Ismael ha encontrado una chica de segundo de bachillerato que va de Pikachu como él. Aprovecha la foto para pasarle un brazo por encima de los hombros. Finalmente se sacan un selfie colectivo y se van.

Camino de vuelta a Moaña, mientras habla del tiempo con el conductor simpático del autobús, el profesor escucha la conversación de los miembros del Club manga. Hablan de tebeos, de gente muy importante que se ha cosplayeado muy bien y que, al parecer, todos conocen y admiran. Tienen sus propios códigos y el profesor no entiende de qué hablan porque todo está vacío de significado para él. Sin embargo, los admira y los envidia. Llegan a Moaña, se despiden y cada uno se va a su casa.

Pierre Bourdieu en La distinción explica que el gusto canónico, lo que se entiende por alta cultura, es el gusto de las clases altas que se impone al resto de la sociedad. En función de las inclinaciones e intereses de los poderosos se decide qué es bueno y digno de ser admirado y qué es subcultura pulp, cultura de masas o chorradas de adolescentes. Y así, en los institutos estudiamos a Cervantes y Lope de Vega y no Naruto Shippuden. Pero el arte está para ser disfrutado y, según Bourdieu, la única razón por la que Quevedo es mejor que Soul Eater es porque es un discurso de poder. A Tolstoi, uno de los escritores canónicos, no le gustaba Shakespeare, el más canónico de todos. Y con esto no quiero decir que Shakespeare sea una porquería, sino que los miembros del Club manga me han dado una lección de contracultura. Esta misma noche me veo los primeros capítulos de Death Note.

This slideshow requires JavaScript.

Publicado por: paralaia | 2 Xuño 2015

O achado do castro

Manuel_Núñez_Singala_(AELG)-3imagenProducto.phpO luns 25 de maio dez alumnos e alumnas de de ESO reuníronse na biblioteca para facer unha lectura dramatizada da peza teatral de Manuel Núñez Singala O achado do castro. A idea era que trouxesen lido o primeiro acto e “ensaiado” o personaxe que lles tiña sido atribuído, para así facer a lectura máis áxil e entretida; nunha reunión posterior faríase o mesmo co segundo acto da obra. O entusiasmo posto na interpretación foi tal que, finalmente, decidiuse ler o texto enteiro nunha única reunión que acabou durando case hora e media en lugar dos corenta e cinco minutos previstos inicialmente.

A experiencia resultou por tanto máis estimulante e divertida do que pensabamos, tal e como se pode apreciar nas imaxes que tomamos durante a lectura:

Publicado por: paralaia | 12 Maio 2015

Blacksad: “Artic-Nation”

índice300-blacksad-artic-nation-canales-e-guarnido16O pasado luns, día 4 de maio, os membros do grupo de 4º da ESO do club de lectura A Poza da Moura tivemos a que posiblemente fose a última reunión deste irregular curso 2014-15, no que diversas circunstancias nos impediron reunirnos coa periodicidade que quixeramos… A obra elixida para ler e comentar foi o segundo volumem, titulado “Artic-Nation“, da serie de banda deseñada coñecida como Blacksad, de Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido. Recoñecimos en primeiro lugar os méritos deste cómic de autores españois que ten recibido premios e sona internacional que avalan a súa calidade. Gustounos especialmente a orixinalidade de utilizar a fauna animal como trasunto de persoas nun ambiente e nun xénero perfectamente recoñecibles: o xénero negro e os anos cuarenta-cincuenta -aproximadamente- do século XX. Disfrutamos sobre todo da perfección técnica e da expresividade do debuxo, aínda que os referentes históricos e o argumento nos resultaron ás veces un tanto difíciles de seguir.

En todo caso, pasamos un bo rato coa lectura deste cómic e coa nosa pequena tertulia sobre o mesmo, que transcurriu entre risos e xestos de complicidade. Como veredes pola imaxe, ler e falar sobre o que lemos non é nada aburrido!;)

P1020861

Older Posts »

Categorías

Otaku no sekai

Blogue do Club de lectura do IES A Paralaia